MILÁN, UN FINDE EXPRÉS DE TURISMO

Dos días para conocer Milán.

El fin de semana pasado nos escapamos a Milán. La idea era desconectar así que no hice muchas fotos, bueno, no tantas como acostumbro. Nos recorrimos Milán andando, tomamos capuccinos, comimos pasta, pizza y helados. Sí, lo más típico de hacer turismo.

¿Qué vimos en Milán? Los edificios más importantes de la ciudad como la Catedral (Duomo) y la galería Víctor Manuel II en la plaza principal. Esta plaza está rodeada de calles comerciales con miles de tiendas, ¡el paseo por el cuadrilátero de la moda es inevitable!

El Castillo Sforzesco en el casco antiguo de Milán tiene varias estancias que visitar, sólo fuimos al museo donde se encuentra la Pietà Rondanini de Miguel Ángel. Lo que siempre me pasa es que si he estudiado algo de esto en el instituto, tengo que verlo cuando vamos a la ciudad en la que esté. Ojo, me quedé con ganas de ver La Última Cena de Leonardo da Vinci, no reservamos las entradas a tiempo.

De vuelta del Castillo Sforzesco, visitamos la Plaza Sempione, menos céntrica y con menos gente pero enorme y bonita. El arco de la Paz  que se encuentra en esta plaza es un monumento impresionante y con historia, creo que es de lo que más me gustó de la ciudad.

UN LOOK COMODÍN: PLUMÓN DE ZARA Y BÁSICOS CÓMODOS.

LLevaba varios looks en la maleta, entre ellos un vestidito primaveral. No sé en qué estaría pensando porque hacía un frío que no saqué de la maleta más que sudaderas y jerseys finitos de lana para llevar debajo. Resumiendo, estuve los dos días con la misma ropa, y tan a gusto con este plumífero. Seguro que ya habréis visto la tendencia de estos abrigos. Los hay de un montón de colores, cortitos o más largos. A mí este en particular me encantó porque me recuerda a una chaqueta del mismo color verde que tenía cuando estaba en 3º de ESO y que aún guardo con cariño. Me gusta que tenga gorro porque no suelo llevar paraguas (y llovió), y los bolsillos me sirvieron para llevar lo imprescindible sin tener que cargar con bolso. Una compra acertada, ¡lo tengo claro!

Las sudaderas también son buenas aliadas de estos meses. Tengo ésta en beige y otra en gris, son sencillas y van con todo.  Las hay también con volantes en las mangas y muchos abalorios, ya veréis cuando paséis por las tiendas. El resto del look, unos vaqueros comodín y unos botines comodísimos. Estos son de la marca Vagabond que conocí en el Corte Inglés y han sido los zapatos mejor comprados en mucho tiempo. Os los recomiendo.

¿Has visitado Milán? Si no, ojalá te pille un sol espléndido y no pases frío, jeje. Ah, y cuéntame si te gusta la tendencia de los plumíferos. Bisous!

abrigo plumífero/ quilted coat: ZARA
jeans: TINTORETTO
sudadera/ sweatshirt: VERO MODA
botines/ booties: VAGABOND

¡ESTOS POSTS EN PARÍS TAMBIÉN TE PUEDEN GUSTAR!

4 comments

Add Yours
  1. Alf

    Milán es una ciudad perfecta para una escapada rápida: 2-3 días en buena compañía, sin prisas por tener que ver mil cosas, y mezclando gastronomía, moda y cultura.
    BisouÑj!

  2. Melissa

    Hola Rocío, ¡qué buen recuerdo tengo de Milán!
    El plumifero que llevas me gusta tanto el color, como la justa medida que tiene, no largo ni corto, pero en lo que más de acuerdo estoy contigo es en usar sudaderas tan monas y cómodas como la que llevas ☺.
    Me encanta leerte de nuevo bonita 😘😘

Deja un comentario